W3C

El W3C inicia nuevos trabajos para simplificar la creación de contenidos en los idiomas del mundo

Los estándares permitirán la traducción y adaptación de contenidos en la Web



http://www.w3.org/ —7 de marzo de 2012— Muchas de las mayores y más exitosas empresas utilizan la Web para llegar a clientes de todo el mundo. Proporcionar información en los idiomas locales es fundamental para su actividad económica. Hoy el W3C ha anunciado nuevos trabajos que facilitarán la creación de contenidos web en los idiomas del mundo. El nuevo grupo de trabajo MultilingualWeb–LT (Language Technology) Working Group desarrollará métodos estándar para permitir la traducción (automática y manual) y la adaptación de contenidos web a las necesidades locales, desde su creación hasta su entrega a los usuarios finales.

La traducción: una industria de miles de millones de dólares en expansión

Los análisis de mercado muestran que la traducción comercial representa actualmente un mercado de entre 21.000 y 26.000 millones de dólares anuales, que permite la realización de operaciones transfronterizas de cientos de miles de millones de dólares en todo el mundo. Las empresas multinacionales pueden necesitar traducir contenidos web a docenas de idiomas al mismo tiempo, y los organismos públicos de Europa y la India normalmente deben comunicarse con los ciudadanos en numerosos idiomas.

Se calcula que la ausencia de estándares para el intercambio de información sobre traducciones le cuesta a la industria hasta el 20% más en costes de traducción, que ascienden a miles de millones de dólares. Además, las barreras para la distribución de contenidos en más de un idioma implican la pérdida de oportunidades de negocio. Por ejemplo, un estudio señala que el 51% de los distribuidores minoristas europeos venden a través de Internet, pero sólo el 21% permite la realización de transacciones transfronterizas. Pese a que el 30% de los ciudadanos europeos ha realizado compras en línea, sólo el 7% lo ha hecho a un distribuidor minorista de otro Estado miembro de la UE. Según este mismo estudio, incluso los usuarios de Internet multilingües evitan comprar en sitios cuyo idioma es distinto del suyo.

A medida que la Web se vuelva más diversa desde el punto de vista lingüístico (el chino, el ruso y el árabe son los idiomas que más se han extendido durante la última década), las demandas de traducción se incrementarán también. Menos de un tercio de los usuarios actuales de la Web tienen el inglés como lengua materna y esa proporción continuará reduciéndose a medida que la Web se expanda. Ya son muchas las personas que utilizan motores de traducción en línea para permitir la traducción bajo demanda, lo que provoca que sea aún más importante para los creadores de contenidos tener en cuenta estos usos intermedios de sus contenidos.

La comunidad aporta una variada experiencia a la mesa del W3C

Con el fin de soportar estas tendencias, la emergente Plataforma Web Abierta (que se basa en el estándar HTML5) debe permitir la distribución de contenidos en distintos idiomas y facilitar la creación y el mantenimiento de traducciones.

Diez organizaciones se han incorporado como Miembros del W3C específicamente para reunir requisitos y trabajar sobre nuevos estándares para la traducción y la adaptación de contenidos web a las necesidades locales. Estas organizaciones representan la diversidad geográfica, así como servicios profesionales de traducción y proveedores de tecnología de traducción automática, ambos esenciales para la provisión de soluciones basadas en estándares. Al contar en la mesa con productores de contenidos, empresas de localización, expertos en tecnologías del lenguaje, proveedores de navegadores, así como creadores de herramientas y usuarios, el grupo de trabajo identificará soluciones con una amplia compatibilidad que permitirán la traducción rápida y de alta calidad en la Web. La realización de esta labor en el W3C garantizará la integración de soluciones con la Plataforma Web Abierta y con las iniciativas de datos enlazados multilingües, que permitirán así su uso tanto a las pequeñas agencias de traducción como a los grandes proveedores de servicios lingüísticos.

El grupo de trabajo actuará conjuntamente con otras organizaciones que intervienen en cuestiones multilingües, entre ellas el Consorcio Unicode, el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones (ETSI), la Organización Internacional de Normalización (ISO) y la Organización para el Desarrollo de Normas relativas a la Información Estructurada (OASIS).

El grupo de trabajo recién creado está respaldado por un nuevo proyecto, MultiLingualWeb-LT, que se basa en el anterior proyecto MultilingualWeb dirigido por el W3C. Tanto el proyecto MultilingualWeb como el proyecto MultilingualWeb-LT reciben financiación de la Unión Europea. Uno de los objetivos de la UE consiste en crear un mercado único digital en la Web. Los estudios revelan que superar las barreras del idioma es esencial para esta iniciativa.

Sobre el Consorcio World Wide Web (W3C)

El Consorcio World Wide Web (W3C) es un consorcio internacional en el que las organizaciones miembro, el personal a tiempo completo y el público en general trabajan conjuntamente para desarrollar estándares web. El W3C lleva a cabo su misión principalmente a través de la creación de estándares web y directrices diseñados para garantizar el crecimiento a largo plazo de la Web. Más de 340 organizaciones son Miembros del Consorcio. El W3C está gestionado conjuntamente por el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT (MIT CSAIL) de Estados Unidos, el Consorcio Europeo para la Investigación en Informática y Matemáticas (ERCIM), con sede en Francia, y la Universidad de Keio de Japón, y cuenta además con Oficinas en todo el mundo. Si desea obtener más información, visite http://www.w3.org/.

Contacto

Ian Jacobs, <w3t-pr@w3.org>, +1.718 260 9447